Médico Mbya “No soy un chamán pero tengo el don de curar”

Martín Porfirio Paredes, de 27 años que alcanzó el título de médico estudiando en Cuba. Se fue a Cuba en el año 2006 y finalmente el año pasado alcanzó el objetivo por el que tanto luchó él y su familia, oriundo de la aldea Perutí de El Alcázar.

En la actualidad se encuentra haciendo su residencia en la Ciudad de Oberá donde asisten a muchos paisanos. Las enfermeras y los colegas médicos, ven con buenos ojos ya que pueden llegar más gracias no solo al manejo del idioma, sino también a la cultura que tiene.

Fueron a Posadas como muchos hace más de 20 años su familia se instalo en Villa Cabello “No soy un chamán pero tengo el don de curar, me comunico con mi Dios que es el que me da la sabiduría para saber que hierba ocupar, todo el poder de la curación está en la naturaleza y en Dios”,

La gran decisión de dejar la aldea mbya en el Paraná Medio de la provincia fue, precisamente, para alcanzar niveles mayores de conocimiento en el mundo al que sólo necesitaban descubrir e interactuar.

Martín, el médico, mbya pudo cumplir con el sueño de estudiar medicina en Cuba gracias a la beca otorgada por el Gobierno de la Isla, la ayuda increíble de sus padres y el apoyo del Concejo de Caciques.

El hecho de vivir desde hace más de dos décadas en la ciudad dormitorio de Villa Cabello, no los alejó de las tradiciones de la Nación Mbya Guaraní.

Conservan la organización parental extensa de la comunidad y en su casa viven de forma permanente tres familias y reciben  la visita de sus paisanos.

 

Comentar


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.