Fiesta Patronal en la Capilla San Roque de Santa Cruz

La Capilla ubicada en la colonia San Alberto, prepara la fiesta en honor a San Roque con varias actividades que comenzaran este miércoles 8 a las 20 horas con la celebración litúrgica de la catequesis y finalizará el domingo 12 a partir de las 10 horas donde habrá una gran fiesta patronal con juegos venta de tarjeta de asado, cantina, bonos un gran día para celebrar con el patrono San Roque.

Cronograma de Actividades

Miércoles, 08 Noviembre 20hs. celebración tema catequesis Diacono Jose Reis.

Jueves, 09 de Noviembre 20hs. celebración por los ancianos y enfermos, Diacono Alberto Reis.

Viernes 10 de noviembre 20hs, celebración tema comunidad, Diacono Angel Oscar Vogler

Sábado 11 de Noviembre 20hs. Santo Rosario con los chicos de catequesis

Domingo 12 de Noviembre Santa Misa a las 10hs, seguido de fiesta Patronal. -Tarjetas de asado, cantina, bonos, juegos y un gran día para celebrar con el patrono San Roque.

 

Historia de San Roque

 

San Roque nació a mediados del 1300 de Montpellier (Francia). Hijo único y tardío de una familia devota y muy pudiente (su padre era el Gobernador de la ciudad), quedando huérfano muy pronto, a los 20 años.

 

Al perder a sus padres decidió vender todas sus posesiones y peregrinar a Roma.

 

Al poco de comenzar su peregrinación se desató en Europa la epidemia de la peste negra que acabó con la vida de 1/3 de la población europea.

 

A partir de ese momento San Roque, que siempre había tenido devoción por los pobres y por los enfermos, y probablemente contando con algún conocimiento de medicina ya que en su ciudad natal se encontraba la que por entonces era una de las Facultades de Medicina más prestigiosa de Europa (fundada en el S. XIII), comenzó a atender a los enfermos que habían contraído la enfermedad.

 

En su camino a Roma, cuando se encontraba en la provincia de la Toscana, en concreto en la ciudad de Acquapendente, se dispuso a ayudar en su hospital a los enfermos de la peste.

 

A muchos los curó haciéndoles tan sólo la señal de la Cruz en la frente, a otros los ayudó en el “Buen Morir”, y a otros muchos que fallecían, él mismo les cavaba las tumbas y les daba sepultura, ya que nadie se quería acercar a los cadáveres por miedo al contagio.

 

R.F

Comentar


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.