Este fin de semana «Sol de Noche» en el cine teatro San Martín de Puerto Rico

La obra “Sol de noche”, enmarcada en el género del “realismo mágico”, con un elenco encabezado por Ingrid Pelicori y Rita Terranova y dirigida por Francisco Javier, se presentará el viernes 16, sábado 17 y domingo 18 en Puerto Iguazú (Itec, a las 20.30), Puerto Rico (Cine Teatro San Martín, a las 21) y Posadas (Centro de Convenciones, a las 20), respectivamente. El espectáculo observa entradas libres y gratuitas.

En el elenco brillan además Pablo Arias y Emma Ledo, pero Pelicori y Terranova entregan dos personajes memorables, a la altura de calidad actoral que han modelado con una carrera increíble. Ingrid Pelicori tuvo como maestros de actuación a Raúl Serrano y Augusto Fernándes, pero varias veces dijo que su verdadero y más profundo aprendizaje fue como integrante del elenco estable del Teatro San Martín, al lado de figuras como Elena Tasisto, Alicia Berdaxagar, Juana Hidalgo, Walter Santa Ana, Alberto Segado y otros.

En tanto, Rita Terranova es hija de un matrimonio de actores: Betis Doré actriz de la Comedia Nacional Uruguaya y Osvaldo Terranova, uno de los más grandes actores que tuvo la escena argentina. Debutó en teatro a los 14 años y sus maestros reconocidos fueron Alejandra Boero, Jorge Eines y Agustín Alezzo.

Inspirada en el universo ribereño, Cristina Escofet, autora de Sol de Noche, manifiesta que “si usted nació o vivió en un pueblo, sabe de qué hablo cuando digo: Horizonte fantástico. Aburrimiento excitante. Los pueblos son exactamente esos lugares donde lo imposible sucede siempre. Donde el tiempo del presente no alcanza a conjugar el pasado del recuerdo”. Una obra de puro “realismo mágico que retrata la vida de Fina y Feli (Pelicori y Terranova), dos habitantes de una antigua casa ubicada en el Delta del río Paraná en los años 50.

En lo que respecta al director, Francisco Javier, que a sus 89 años se muestra con un juvenil entusiasmo dirigiendo esta obra, es éste un texto de corte chejoviano y es por eso que trabajó junto a Escofet para insertar entre los cuadros de la obra una escena de “El jardín de los cerezos”. “Es una brevísima situación dramática -cuenta Javier- que se pierde en la totalidad de la obra de Chejov, nadie parece recordarla pero gravitó siempre en mi vida de hombre de teatro como un rasgo de la genialidad del escritor y siempre me propuse decirlo en un espectáculo”.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.